5 (100%) 5 votos

Desarmadero Session es el hermano mellizo de Desarmadero Bar, nacieron del mismo útero, sólo que este es el joven hermanito más revoltoso y radical. Ubicado justo enfrente del Desarmadero Bar original, vas a encontrar cervezas limítrofes, de esas que están en los extremos del arco gustativo. Siempre con el poder de convocatoria de Desarmadero, que está entre los pocos bares que logra atraer a los productores difíciles, esos que son las estrellas del ecosistema cervecero local.

“La gente viene y termina tomando algo que no conocía o que no tenía idea que existe –me cuenta Eduardo Pérez, uno de los socios del ahora tandem Desarmadero, sobre la dinámica del nuevo espacio–. Es que nuestra idea no es vender una cerveza sino vivir una experiencia… por eso buscamos incluir eventos culturales. El otro día vino Hernán Casciari a leer unos cuentos, por ejemplo”.

Las nuevas propuestas de Desarmadero Session ocurren a todo nivel. La ambientación mantiene el alma de diseño vinculada a la movida artística. La particular fachada está protagonizada por un mural Martín Ron. La obra se llama “La Vieja del Desarmadero”, que es algo así como la contraparte estilística de “El Viejo del Desarmadero”, que es la instalación diseñada por Alfredo Segatori con recortes de metales reciclados, y que volvió tan particular al primer local.

Desarmadero Session Cervezas

“Acá tenemos una selección de cervezas más rara –aventura Perez–, más extremas. La mayoría son lupuladas, que es lo que más pide la gente, alguna que otra sour, o una imperial russian stout. El otro día del en paralelo con el Festival de Cervezas Extremas tuvimos algunas con más de 15% de alcohol”.

Jornada completa
La otra gran novedad de Desarmadero Session es que abre de lunes a viernes desde las 12 horas hasta pasada las 00 horas. Además, incorpora un concepto de parrilla, con una carta de platos de tipo “rutero” o “al paso”, protagonizado por tentadores sándwiches de carnes. Una propuesta contundente para una cervecería, con chorizo, mollejas, ojo de bife, cuadril o bondiola en pan francés, servidos con papas pai, salsa criolla y chimichurri.

Incluso tienen opciones más elaboradas, como el sándwich de ojo de bife a la parrilla en pan artesanal de queso, con palta, queso sardo, cebolla morada y tomate fresco. Para picar y compartir, destacan las empanadas de carne fritas, la tabla de campo, la provoleta con tomates y albahaca y el paté de hígado casero con pan de campo. Por supuesto, no faltan las papas: rotas con alioli, fritas con cheddar o revuelto gramajo.

Desarmadero Session - Tapeo

¿Qué birras?
En las 14 canillas de Desarmadero Session los cerveceros más intrépidos pueden encontrar algunas piezas difíciles. Cervezas premiadas y destacadas que se pueden elegir desde una gran pizarra digital. No faltan estilos Ipa, Neipa, Stout, Sour, Pilsner, Lager y hasta cervezas añejadas en barrica, de microcervecerías como Minga, Itzel, Sir Hopper, Strange Brewing, Kraker y Beata, entre otras otras figuritas difíciles.

Además, tienen una buena variedad de botellas y latas de cervezas importadas y locales. Para los adeptos al after office, el Happy Hour funciona de 18 a 20 hs, con pintas a $80 (ojo que no incluye cervezas especiales).

La propuesta de cervezas se complementa con una exclusiva carta de cócteles por el bartender Diego Zelaya (ex florería atlántico y Chira cocina, entre otros), que ofrece una buena variedad de cocktails clásicos y otros de autor, como el Irish Session con whisky irlandés, cerveza Cream Stout y almíbar artesanal de canela y naranja.

En Desarmadero Session entran unas 94 personas, con mesas altas y bajas, individuales y para compartir, en la vereda y dentro del local. También hay barras con banquetas altas sobre las ventanas vidriadas, que se abren por completo para dar lugar al spot preferido por parejas y grupos reducidos.

Si buscás un lugar para descubrir cervezas, esta es tu próxima parada.