Posted on

El Valle Calchaquí ofrece nuevos rincones para vinos de altura

Miércoles y jueves de la semana pasada tuvo lugar en Salta capital una feria de vinos en la que los pequeños productores fueron la nota. Qué vinos probar.

Valle Calchaquí vinos

Degustar Salta. Así se llama la feria que por segundo año consecutivo propone un escenario atractivo para descubrir los vinos de los Valles Calchaquíes y otros rincones del NOA. La movida del norte tiene sus implicancias hacia el resto de la Argentina.

La primera de esas implicancias que quedó clara en Degustar Salta y es el proceso de apertura hacia nuevas regiones que hoy cruza a toda la argentina y que, en el NOA, tiene reverberaciones propias: si Cafayate es el epicentro de la vitivinicultura de los valles norteños, la renovación de estilos y las apuestas más interesantes hoy no viene de allí, sino de otros rincones. ¿Cuáles?

Los extremos, principalmente. La indicación geográfica Valle Calchaquí atraviesa otras menores como Cachi, Molinos y San Carlos, a la que habría que sumarles otras que no son IG, como Santa María, Tolombón, Amaicha y Hualfín, cuyos viñedos extremos resultan hoy los responsables de nuevos estilos de vino. Una movida que, a cuenta gotas, va marcando el nuevo escenario.

La segunda de esas implicancias que reveló con claridad Degustar Salta, se desprende de un hecho cultural más que vínico: en el NOA la distancia y el aislamiento hace que la gente trabaje forzosamente en conjunto, sea empleando los mismos enólogos o incluso compartiendo maquinaria y tecnología. Así se forma algo que es clave para definir el sabor de las regiones, en pocas palabras, un clúster de productores decididos a elaborar vinos con sentido de lugar. Ese sentido es la altura extrema y el modelo de vinos que define: intensidad de sabor, fruta negra y roja para los tintos, taninos finos y elevada frescura. Incluso algunos blancos despuntan con trazo propio, en particular Sauvignon Blanc.

Pero puestos a buscar los nuevos vinos del NOA, conviene apuntar a algunos de los que siguen.

Cachi. Emplazados a 2600 metros y más de altura, los viñedos de este pueblito soñado forman hoy una de las más interesantes movidas en la zona. Productores como Adentro, Miraluna, Almandina e Isasmendi ofrecen un perfil de tintos de acidez jugosa y estructuras medias. Destacan los vinos Adentro Malbec 2016, Puna Malbec 2016, Miraluna Merlot 2017 y Cellarius Malbec 2016.

Molinos. El departamento de Molinos es grande y las zonas vitícolas son lunares repartidos en rincones dentro del valle. Mientras que Colomé y Tacuil con reconocidos por algunas bodegas, Luracatao y Pucará permanecían ignotos hasta ahora. Todos ellos están arriba de los 2500 metros. Algunos vinos para descubrir son Colomé Auténtico Malbec 2017, Humanao Malbec 2015 y el Tapao del Cese Malbec 2017. En un estilo extremo y vegetal los Sauvignon de Altupalka 2017 y RD 2017.

Cafayate adentro y arriba. El corazón del viñedo calchaquí está en Cafayate, que concentra casi el 90%. La mayoría, plantados en torno al tranquilo pueblo vallisto. Sin embargo, en la última década las vides treparon a Yacocuchuya hacia los 2000 metros, San Carlos arriba o buscaron algunos rincones especiales como finca Los Cuices, de El Porvenir, metida en la quebrada del río Seco. Algunos vinos sorprendentes en este sentido resultan los Malbec El Povenir Parcela Los Cuises 2017, El Esteco 2016 y M2 2016; Stutz Cabernet Sauvignon Orgánico 2017; y los Cabernet Franc Tinquiao 2017 y Piattelli Limited Edition 2015.

Calchaquí sur. El río Santa María corre de sur a norte y define la pata austral del valle. En ese recorrido y en sentido de la circulación del agua, cruza Hualfín y Santa María (2000 metros) en Catamarca, Amaicha y Colalao del Valle en Tucumán (1700-1900 metros), y Tolombón (1700 metros) ya en Salta. Destacan: Altos La Ciénaga Malbec 2017, Siete Vacas Malbec 2017 y Anko Flor de Cardón 2017.

Mezclar para ganar. El Valle ofrece tantas alturas y exposiciones, aportando modelos de clima y madurez singulares, que la indicación Valle Calchaquí resulta perfecta para cortes. Interesantes resultan Sunal Malbec 2015 y Colomé Estate Malbec 2015 (combinan uvas de todo el valle), y los blend de un único terroir RD 2017 (80% Malbec -Cabernet), Chañar Punco 2015 (Malbec, Cabernet y Merlot), Isasmendi Bonal 2014 (Malbec-Merlot) y Amalaya Gran Corte 2016 (Malbec-Cabernet Franc-Tannat). En la góndola de los accesibles, el flamante Rutas de Cafayate Red Blend Elegante 2017, que emplea cinco variedades.

El Valle Calchaquí ofrece nuevos rincones para vinos de altura
5 (100%) 4 votos
En esta nota:

Joaquín Hidalgo

Es periodista y enólogo y escribe como cata: busca curiosidades, experimenta en formatos y tiene una pluma capaz de desentrañar el secreto áspero del tanino o de evocar el sabor perdido de unas granadas en la infancia. Lleva más de quince años en esto. Lo leen en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) o bien en importantes medios nacionales, como La Nación Revista, La Mañana de Neuquén, Playboy y JOY, entre otros. En twitter es @hidalgovinos

Posted on