5 (100%) 8 votos

Hay una avanzada de nuevos sabores de Malbec. Un poco porque emergen zonas nuevas, como reportamos acá, sino porque además la búsqueda estilística de las bodegas apunta a una diferenciación de estilos y sabores. Así, no es imposible encontrar entre los 650 vinos catados para el Informe Malbec 2018, algunos que se despegan largamente de la media.
Esos son los nuevos sabores de Malbec que encontrarás en cada una de estas botellas.

Algunas son francamente ácidos, otros van directamente por el verdor y unos pocos intentan poner el punto de equilibrio no tanto en el cuerpo y la intensidad, sino en otros elementos.
Sólos, cofermentados o en barricas o sin ellas, estos son 15 nuevos sabores de Malbec que todo paladar en busca de novedades debería probar. Eso sí: no son aptos para todos los gustos. Pasen y beben.

Tinto de la Casa Malbec 2016 (95pts, $626).

Matías Riccitelli elabora en la bodega familiar de Vistalba, Luján de Cuyo, una dupla de vinos que están dando mucho que hablar. Rescata la vieja nomenclatura “Vino de la casa” y la aggiorna a Tinto & Blanco, con etiqueta del fotógrafo pop latino Marcos López. El resultado es sorprendente: combina uvas de Las Compuertas, Luján de Cuyo, y Gualtallary, Tupungato, en un estilo silvestre que alcanza alta expresión de fruta pura y fresca, con paso etéreo y sutil, jugoso y de tanicidad grata, donde la chispa de acidez enciende esta máquina pop deliciosa.

Proyecto Las Compuertas Cinco Suelos Malbec 2017 (95pts, $395).  Proyecto Las Compuertas es el nuevo emprendimiento de los hermanos y enólogos Pablo y Héctor Durigutti, quienes apuntan a desarrollar en Las Compuertas, Luján de Cuyo, una serie de vinos que crucen modernidad con tradición. Esta es la segunda cosecha para Malbec Cinco Suelos, un vino elaborado a contar de una selección de suelos de la zona, ofrece un perfil herbal y de cereza fresca, también flores de bach, muy atractivo; al paladar es jugoso, de cuerpo medio y textura apretada, con largo final lleno de sabor. Un vino para quienes quieran descubrir  nuevos sabores de Malbec en zonas clásicas.

Y la nave va… Malbec 2017 (95pts, $750).

Y la nave va es un Malbec elaborado con uvas de un pequeño viñedo de El Cepillo, propiedad del periodista Gabriel Dvoskin. Con un estilo moderno y a la vez modernizante, esta nave propone un tinto de aromática frutada y floral, con un paladar de sustancia, con frescura y taninos firmes. Largo y definido, un sabor que llega del frío.

A. Lisa Malbec 2017 (93,5pts, $550).

A Lisa es un Malbec elaborado en Mainqué, Río Negro, por bodega Noemía con la enología del danés Hans Vinding Diers. Es el vino base de la bodega, en el que emplean uvas orgánicas. De fruta profunda, compleja y rica, que recuerda a membrillo y ciruela, propone un paladar a la vez delicado, jugoso y tenso, lleno de sabor. En pocas palabras: muy rico.

Zuccardi Concreto Malbec 2017 (93,5pts, $780).

Familia Zuccardi Concreto es un Malbec elaborado con un sentido moderno y sin crianza, a contar de uvas de Paraje Altamira, Valle de Uco. Con un modelo reductivo –sin crianza– es un tinto que conviene oxigenar bien pero que, una vez abierto, despliega un perfil de fruta negra y roja frescas encantador, de buena intensidad, cuyo paladar es potente, apretado de taninos por su juventud y sabroso. Claramente un camino propio entre los nuevos sabores de Malbec.

Pyros Single Vineyard Block nro 4 Malbec 2014 (93,5pts, $600).

Pyros es una bodega sanjuanina que elabora vinos del Valle de Pedernal. Block 4 es un single vineyard elaborado con un suelo pedregoso, cuya expresión es herbal y frutada, con aromática intensa y compleja a l mismo tiempo. En boca resulta jugoso, con taninos de tiza y textura realmente atractiva. Vino moderno y sabroso.

Crua Chan Gualta Malbec 2016 (92,5pts, $590).

Gen del Alma es la bodega de la pareja Andrea Mufatto y Gerardo Michelini, quienes elaboran una serie de marcas homenaje al rock nacional. Crua Chan es una de ellas, que ahora refleja además distintos orígenes: Gualta proviene de Gualtallary y ofrece mucha fruta roja y negra madura, de rica expresión; paladar súper fresco, con taninos moderados y paso jugoso. Tinto de perfil moderno y a la vez modernizante.

Perro Callejero Malbec 2016 (93pts, $360).

Perro Callejero es una marca de Familia Millán. Refleja la singularidad de estos productores que no hacen gala de ningún pedigree y sin embargo consiguen encantar con sus tintos definidos y sabrosos, como este. Elaborado con uvas de Perdriel y Los Chacayes, Lujan de Cuyo y Valle de Uco, respectivamente, ofrece de fruta roja profunda y fragante, que recuerda a guindas y ciruelas, incitante. Al paladar es caudalosos y fresco, lleno de sabor que vuelve al rato con un trazo de crianza.

nuevos-malbec
Tácito Malbec 2016 (92pts, $300).

Nueva creación del enólogo patagónico Agustín Lombroni para la bodega Del Río Elorza. Como en todos los vinos de la casa, las uvas proceden de viñedos propios en Fernández Oro, Alto Valle de Río Negro pero a diferencia de los otros Malbec de la casa este logra un expresión más fresca y ligera. Aromáticamente es frutal con tonos de bayas y ciruelas frescas que matizan con hierbas frescas. En boca es jugoso, sutil y envolvente. Un estilo novedoso para la bodega y la región.

Confiado Malbec – Gewurztraminer 2016 (92pts, $510).

Bodega Séptima, con ubicación y viñedos en Agrelo, Luján de Cuyo, lanzó en 2017 su línea Confiado. Este Malbec tiene un toque de Gewürztraminer, una variedad blanca, que aporta distinción. Puro en aromas, primario, frutado y floral, con heno y escobajo en segundo plano, al paladar resulta jugoso, de frescura elevada y taninos medios. Un tinto con madurez y estilo contracultural, propiamente uno entre los nuevos sabores de Malbec.

D.V. Catena Clarete Malbec 2015 (92pts, $620).

A fines de 2017 Bodega Catena presentó este Malbec clarete que, en pocas palabras, es un tinto ligero en color y cuerpo, más para beber a diario o frío que como un tinto tradicional. Eso es lo que destacamos: con una nota de caramelo a la nariz, sumado a frutos rojos y un toque de Petit four de naranja, el paladar es delicado, con aso fresco y buen sabor. Luce algo evolucionado un año más tarde, pero igualmente rico.

Finca Ambrosía Luna Llena Gran Malbec Malbec 2017 (92pts, $425).

Finca Ambrosía es un productor de uvas de Gualtallary, Valle de Uco, muy reputado por la calidad de su fruta, que en los últimos años se lanzó embotellarlas en líneas propias. Luna Llena Gran Malbec es su último lanzamiento y ofrece aromas de frutos rojos, trazos confitados y de flores, con una boca amplia, de taninos firmes y de tiza, jugosos. El estilo es moderno debido a la frescura, con una crianza apenas evidente.

Gran Malbec de Potrero 2016 (92pts, $530).

Vinos de Potrero es el proyecto de Nicolás Burdisso, elaborado con uvas de Gualtallary con la enología de Bernardo Bossi Bonilla. Trabajan un perfil fresco que es realmente moderno y que en este vino, además, se ve apalancado con la crianza: la madera es evidente en aromas, junto con la fruta fresca y el trazo flora, antesala de un paladar intenso y fresco, de andar suelo y con taninos finos, expresivos.

Benmarco Sin Límites Gualtallary Malbec 2017 (91,5pts, $600).

Susana Balbo Wines lanzó esta nueva versión de Benmarco, elaborados ahora en terroirs extremos. Este Malbec de Gualtallary resulta fragante, con fruta roja evidente y trazo herbal, que al paladar se resuelve intenso, con frescura moderada, taninos de tiza y sabor maduro. Rico.

Eggo Tinto de Tiza Malbec 2016 (91pts, $620).

Eggo es una marca de Zorzal Wines en la que Juan Pablo Michelini explora el costado más salvaje de los vinos de Gualtallary. Profundamente herbal y con fruta roja, al paladar es de acidez realmente elevada, taninos vigentes y de estructura lineal. No es para todos los paladares, pero quienes busquen sorpresa, encontrarán su un doble para su ego.