Posted on

Vinos de verano, un drink team refrescante para beber en ojotas

Cuando el calor derrite las baldosas, una buena copa devuelve el alma al cuerpo. Para vinos de verano, nada como estas 15 novedades tintas, rosadas y blancas.

ojotas

Aunque no parezca, recién hemos soportado la mitad del verano. Todavía queda un buen tranco de la estación más calurosa del año con un termómetro que promete mantenerse en los treinta grados algunas semanas más. Serán jornadas sofocantes en gran parte del país en las que descorchar una botella demandará coraje o astucia para dar con verdaderos vinos de verano.

Es para los que prefieren vinos que ayudan a tener una jornada llevadera bajo el sol que elegimos las siguientes novedades. Blancos, rosado y hasta tintos para todos los gustos, paladares y bolsillos, perfectos para beber bajo la sombrilla.

Blancos bajo el sol. No es ninguna novedad que un blanco bien frío es el sorbo perfecto cuando el termómetro supera la barrera de los treinta grados, pero también sabemos que es importante que su frescura sea firme y gloriosa. Por suerte en nuestro país son cada vez más los varietales o white blends de acidez vibrante que funcionan como aperitivo en compañía de apenas un queso, una  picada o platos ligero como pesca. Entre estos vinos estas son las novedadesqu valen la pena.

Kaiken Estate Sauvignon Blanc – Semillón 2017 (92pts, $180). Elaborado con uvas que la bodega cultiva en Agrelo, Luján de Cuyo, este blanco de corte es cristalino con reflejo amarillo verdoso. Aromáticamente despliega tonos frutales que recuerdan a peras, ananá, cítricos y flores, en paladar es refrescantes, si bien fluye delicado es un vino graso de sabor intenso y frutal y final prolongado. 

Salvaje Blend de Blancas 2017 (92pts, $270). Casa de Uco es un emprendimiento real estate con hotel de lujo en Los Chacayes, una de las regiones en alza del Valle de Uco. En esta zona los blancos tienen gran potencial y este corte de Sauvignon Blanc, Torrontés y Chardonnay, de estilo refrescante, resulta lineal, con buen caudal de frutas y un trazo floral y herbal. Es vibrante y original.

Plop Blanco de Semillón 2017 (92pts, $280). El nuevo vino de Manuel Michelini, el más joven del prolifero clan familiar, es una partida limitada elaborada con uvas de El Peral, Tupungato. Resulta un Semillón singular, para buscadores de vinos conceptuales. Buen volumen de boca, graso y tenso, con cierto contrapunto de sutileza (alcohol de apenas unos 12%) y amplitud. Interesante experiencia.

Encubierto Blend de Blancas 2016 (91pts, $295). Finca la Escarcha es un proyecto conocido por quienes buscan todo el tiempo novedades. Su White blend está elaborado con uvas del Valle de Uco aunque no revelan que cepas lo componen. Sin embargo su frescura, fiel a su origen de altura, es la clave de su sabor con matices de cítricos, frutos blancos frescos y flores. Paladar franco y ligero.

Las Perdices Riesling 2017 (92pts, $320). La bodega de Carlos Muñoz y equipo recurre nuevamente a la formula que la convirtió en favorita entre los wine lovers locales: un vino novedoso a precio razonable y con un alto valor percibido. Botella importada de Francia, linda etiqueta, para un Riesling elaborado con uvas de Agrelo, que logra buena expresión varietal con tonos florales, fruta blanca y trazos especiados. En boca es amplio, caudaloso y despliega una frescura bien balanceada. Acaba de salir de la bodega y es un partida limitada.

Aprovechá estas otras novedades blancos y sorprendete.

El confort del los rosé. Una copa de rosado helado puede compararse a la brisa del aire acondicionado en esos días que el sol te parte la cabeza. Más ahora  que los rosé son verdaderos paladines de la frescura, con propuestas tan sutiles como elegantes y originales. Date un gusto con alguna de estas cinco curiosidades. 

Jardín Enchanté (91pts, $200). La nueva edición del rosado de Ernesto Catena es elaborado con uvas Malbec orgánicas y se presenta como un homenaje al amor. Embotellado en 500ml con tapa corona es una de las propuestas más irreverentes para destapar una cita romántica. Gusta por su color asalmonado, su aromática frutal y su sabor delicado que evoca tonos de frutos rojos frescos.

Giramundo Rosso di Sera 2017 (92pts, $310). Los tintos de una noche son vinos que obtienen su color luego de pocas horas de maceración que define un rojizo ligero y un perfil delicado apuntalado por los frutos rojos frescos. Esto mismo logra el enólogo Felipe Stahlschmidt –hoy en Pascual Toso– en este nuevo vino de verano de su bodega Giramundo. En paladar es fresco con buen nervio y fluir graso. Un rico vino para compartir en una noche de pasión pero también a la hora del tapeo.

RSVP de Pulenta 2017 (93pts, $330). Impecable idea, diseño y sabor es lo que propone esta nueva etiqueta de Pulenta Estate. Su nombre no exige confirmación sino que reclama un Rose S´il Vous Plait (Rosado por favor). Como si fuera poco la estética atractiva, se trata de un rosé color piel de cebolla elaborado con Merlot y esto le brinda un perfil con buena fruta roja, matices de bayas frescas y cierto dejo herbal. Seco, fresco y elegante como pocos dentro de esta categoría.

El Esteco Blanc de Noir 2017 (93pts, $437). El sabor del vino salteño se aggiornó considerablemente durante los últimos años y el equipo de El Esteco marcha a la vanguardia. Después de domar los tintos más briosos del país en esta bodega asumieron el desafío de refinar el Torrontés y ahora sorprenden con la fórmula menos esperada de los Valles Calchaquíes, un Pinot Noir Rosé. Frutal, amplio, sabroso y fresco se ubica entre los vinos más versátiles del mercado local.

Pintom Rosado Subversivo 2017 (93pts, $500). El Pinot Noir se convirtió en una cepa para seguir de cerca, principalmente por las curiosidad que llegan al mercado gracias a su sabor sutil y sofisticado. En este caso es un vino que reúne dos vinificaciones, la clásica para rosados y una porción elaborada con la técnica de los vinos naranjos. El resultado es muy original con color rosa tenue algo turbio, aromas florales, de frutos rojos frescos y dejos cítricos. En boca es seco, líneal y etéreo, un estilo para conocedores y paladares difíciles de sorprender.

 Si sos un amante de los rosados, estas otras novedades también son para vos. 

Tintos de verano. Una botella de tinto en la frapera puede generar asombro a tus amigos, cierto desconcierto que se esfuma con la primera copa de un Malbec refrescado. Ahora, si bien sabemos que en verano es conveniente atemperar los tintos, lo que vale destacar que hoy existen aquellos que se bancan unos grados por debajo de lo recomendado. Son vinos ligeros como estos cinco que permiten disfrutar del sabor del tinto aun cuando la térmica no da respiro.

 La Liga de Enólogos Blend de Tintas (90pts, $100). La Liga de Enólogos es un nuevo proyecto comandado por siete winemakers millennials decididos a satisfacer los paladares más jóvenes. La clave es elaborar vinos que ofrezcan buen sabor y calidad siendo accesibles para los jóvenes. El Blend de Tintas es un homenaje a los inmigrantes italianos que dieron el puntapié a la industria vínica mendocina. Elaborado con las raras Raboso Veronés, Freisa, Sangiovetto, Nebbiolo y Lambrusco resulta muy amable, de color rojo rubí de tonos violáceos, aromas de frutos negros, balsámicos y especias. En paladar es jugoso y muy expresivo. Versátil para la gastronomía puede ser compañero ideal de pizzas, pastas y tapeos.

Malbec del Mercado 2016 (90pts, $210). Cada vez son más los tintos que pueden beberse refrescados. En este sentido Santa Julia fue pionera con Tintillo y ahora redobla la apuesta con este nuevo tinto sin paso por barrica y de sabor frutal intenso. De paso amable y jugoso mejora si se lo sirve unos grados por debajo de lo habitual para un Malbec. Un vino sencillo que da bastante más de lo que vale y se adapta de maravilla a la hora del copetín y las picadas.

Vallisto Criolla Extremo 2017 (92pts, $288). En el año que las uva criollas volvieron a escena vimos a muchos de sus vinos trepar en precio de manera acelerada. Una contradicción para un vino cuyo principal argumento es la simpleza, la disponibilidad de hectáreas y el bajo precio de las uva. Por suerte Pancho Lavaque junto a Marcelo Pelleriti hicieron justicia al presentar esta versión Calchaquí que cumple en sabor y precio. Es un vino de color rojo cereza con buen caudal de fruta roja fresca en nariz además de paladar franco y sabroso.

Proyecto Las Compuertas Cordisco 2017 (93pts, $395). Pablo y Héctor Durigutti se propusieron rescatar el legado vitícola de Las Compuertas, una de las regiones más tradicionales de Luján de Cuyo, y poner sobre la mesa su potencial. A demás de Malbec en su finca desarrollan cepas menos tradicionales como Cordisco, varietal originario de Italia y corazón del los famosos Montepulciano de Abruzzo. Vinificado en hormigón resulta de color rojo cereza brillante con aromas frutales frescos y tonos de hierbas aromáticas. Fluye tenso, fresco y cargado de sabor aunque su principal virtud es su simpleza y versatilidad.

Estancia Los Cardones Tigerstone 2015 (92pts, $450). Alejandro Sejanovich es un entusiasta de los vinos del Ródano, una pasión que lo llevó a plantar un par de hileras de grenache en el viñedo que desarrolló durante los últimos años en Tolombón, Salta. Con aquellas uvas, aún jóvenes, elabora esta primera Garnacha de su autoría que llega con color ligero, tipo clarete, buen caudal de fruta roja fresca que recuerda a golosinas y paladar tenso de buena amplitud. Un tinto versátil que cumple con una picada, con achuras o bien como compañero de charlas vespertinas.

Vinos de verano, un drink team refrescante para beber en ojotas
4.31 (86.15%) 13 votos
En esta nota:
Posted on