Posted on

La Fuerza: la esquina que necesitaba a Buenos Aires

La Fuerza es un nuevo vermut y a la vez es un bar que acaba de abrir las puertas en el barrio de Chacarita. Date una vuelta y probalo. Vale la pena.

La Fuerza

Creado por el Julián Díaz, Agustín Camps, Martín Auzmendi y los hermanos, Sebastián y Miguel Zuccardi, La Fuerza es todo eso: un bar y una nueva propuesta de vermuts de producción local. Una idea que tomó forma durante los últimos dos años desde que imaginaron que podían hacer un vermut y en el proceso una cosa trajo la otra. Como suele pasar, dicen.

Este movimiento a diez manos incluso devino en el nombre final del emprendimiento, por que si de algo se trata La Fuerza, es de empujar todos para un mismo lado. Cada uno puso su background ya sea en gastronomía, diseño y comunicación, experiencia con vermut y aperitivos y claro esta enología y alquimia de sabores. ¿El resultado? Ya te lo contamos.

 canillas

El Bar. Si hay algo en lo que todos los socios de La Fuerza coinciden es en que “los vermouths no tenían sentido sin el bar y viceversa”. Por esto mismo, Julián Díaz, factótum del Bar 878 y Los Galgos, se ocupó de buscar una esquina donde emplazar la vermutería, “por que este bar tenía que ser una esquina”. La intersección elegida fue Castillo y Dorrego, en Chacarita, rincón de Buenos Aires que aun conserva su encanto barrial. Con cierto guiño de modernidad, la fachada rememora a los clásicos bares de esquina con dos ventanales sobre la ochava, mesas en la vereda y en el interior una amplia barra de acero inoxidable que sirve de marco para las dos canillas empotradas entre venecitas desde las que sirven cada uno de los vermut.

la-fuerza

Atmósfera relajada, al igual que el servicio, cordial y preciso. La propuesta gastronómica fue consensuada por el grupo aunque Auzmendi y Díaz se ocupan de seleccionar los ingredientes y materias primas. Son todos platos de esencia porteña que el visitante elige marcando en  talonarios impresos en color rojo que quedan en las mesas. Para las bebidas el talonario es verde. La “carta” se divide en ingredientes para el triolet, tres a elección $130, variedad en papas (mejores compañeras del vermut), entre $60 y $130, picoteos, $150 la porción, y postres clásicos, $120. Los highlights son los buñuelos de acelga, la milanesa a caballo (las fritas pueden pedirse del mismo modo) croquetas de pescado y la tortilla de papas a la minuta. Hay un propuesta para compartir que incluye botella de vermut, rojo o blanco, soda y ocho platitos de ingredientes por 600 pesos. Carta de vinos, cervezas y solo tres cocteles posibles, Negroni, Spritz y Americano, 130 pesos cada uno.

El horario es a partir del mediodía hasta media noche, de martes a sábado.

La-fuerza-2

Los vermut. Presentados en simpáticas botellas ilustradas por Florencia Capella y Martín Laksman, La Fuerza ofrece dos versiones, blanco y tinto. En ambos a base de vinos elaborados por Sebastián Zuccardi con uvas de Mendoza, al igual que el alcohol agregado que es de origen vínico destilado en la bodega que la familia posee en Maipú. Para el blanco la elección fue Torrontés mientras que para el tinto Malbec. La selección de hierbas estuvo a cargo de Miguel Zuccardi quien recorrió el pedemonte mendocino para identificar, seleccionar y secar naturalmente aquellas que mejor representen la identidad de los Andes. Luego se sumaron especias, flores y cortezas durante un proceso creativo que involucró a los cinco socios durante largas sesiones de cata donde prueba y error fueron la herramienta principal. Un largo proceso de aprendizaje intercalado con asados al pie de la montaña y degustaciones con amigos. En ambos casos se trata de vermouths intenso y sabrosos que pueden beberse solos, con hielo, soda y rodaja de naranja o aplicarse a recetas tradicionales como Negroni. Por el momento solo están disponibles en el mismo bar a 290 pesos la botella de 750cl.

GPS: La Fuerza Bar y Vermut, Av. Dorrego 1409, Chacarita, Buenos Aires. Sino, date una vuelta por el Instagram de la marca

La Fuerza: la esquina que necesitaba a Buenos Aires
4.57 (91.43%) 7 votos
En esta nota:

Alejandro Iglesias

Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter. En twitter es @AleIglesiasWine

Posted on