3.2 (64%) 5 votos

A punto de cerrar el 2017, la góndola de las espumosos importados da un salto. Ahora bien, ¿qué hay que saber para sacarles mejor provecho?

Desde la complejidad del Champagne hasta la simpleza de un Prosecco te contamos cuáles son las mejores espumosos importados de acuerdo al paladar, presupuesto y circunstancia.

Desde Francia, elegancia y sofisticación


Para quienes gustan de los espumosos complejos y refinados, criados sobre borras durante largos períodos la clave esta en los elaborados en Francia, particularmente en Champagne.

Desde el siglo XVII los vinos con burbujas son la especialidad de una Apelación de Origen Controlada (AOC) que cubre unas 34.000 hectáreas de viñedos y produce al año 300 millones de botellas. Los vinos son sinónimo de  refinamiento y elegancia alrededor del mundo pero comprenderlos demanda conocimiento:  elaborados a partir de tres cepas autorizadas, Pinot Noir, Chardonnay y Pinot Meunier, provenientes siempre de los viñedos de la AOC, se producen mediante el método champenoise (segunda fermentación en botella) y son madurados sobre lías al menos por quince meses.

¿Cuáles descorchar?

Por un lado están los Non Vintage, es decir, vinos sin añada y verdaderos caballitos de batalla de las champañeras. Ofrecen el sabor más tradicional con dominio de las levaduras y exquisita frescura como es el caso de los clásicos Moet & Chandon Brut Imperial (93Pts, $1350), Veuve Clicquot Brut (93Pts, $1450), conocido también como Yellow Lebel, y Mumm Cordon Rouge Brut (92Pts, $1546).

Pero no son los únicos, hoy en el país hay otros disponibles como Perrier Jouet Grand Brut (93Pts, $1600) o Barons de Rothschild Brut (92Pts, $1880), también se consiguen su súper refrescante Blanc de Blancs (100% Chardonnay) y el Rosé, más sabroso y complejo. Por último, también te recomendamos Brut de Vicentin (91Pts, $899), Champagne producido en origen por la bodega mendocina.

Hasta el momento, la base de la infinita pirámide de lo Champagne, de aquí para arriba las burbujas más famosas se ponen aún más sofisticadas y exclusivas de la mano de los Cuveé Prestige o las marcas de lujo entre las que se destaca Dom Perignon, champagne del que este año se puede aprovechar al cosecha 2009 (96Pts, $4500) y una colección de viejas añadas y rarezas que la maison más famosa de Champagne decide lanzar al mercado con algunas décadas de estiba en botella.

Pero hay algunas otras joyas para aprovechar, vinos para los más entendidos como Belle Epoque 2007 (96Pts, $5500) en su refinada botella pintada a mano, Krug Grande Cuvée 163 Edition (96Pts, $5500), considerado una especie de Rolls Royce al igual que Salon “S” 2006 (96Pts, $20000), verdaderas burbujas de alta costura. Esta claro que se trata de importantes piezas del mundo del vino para disfrutar en momentos especiales o bien para cumplir con regalos corporativos cuando no hay margen para el error.

Desde España, frescura y elegancia

La Península Ibérica cobija una de la denominaciones de origen más importantes junto con Champagne en materia de burbujas. Provenientes en su mayoría de Cataluña, más precisamente de Penedés, los vinos de Cava son una alternativa ideal para quienes gustan de la complejidad del método tradicional pero de un sabor más fresco y joven. Además, son infalibles a la hora de ofrecer realción calidad-precio. Si querés renovar el paladar sin salirte del presupuesto son una gran alternativa.

Los vinos se producen en la pequeña comarca de Sant Sadourní D’anoia a partir de uvas nativas como Parellada, Macabeo y Xarelo además de Pinot Noir y Chardonnay. La clasificación es similar a la de los espumosos franceses pero el tiempo mínimo sobre lías es de nueve meses, de aquí su perfil más frutal.

Entre las bodegas productoras de Cava se destaca Freixenet con sus clásicos Gran Carta Nevada (92Pts, $294) y Cordón Negro Brut (92Pts, $312). Pero vale destacar que en últimos tiempos decidieron aggiornar su portfolio con vinos más joviales como Elyssia Pinot Noir Brut (93Pts, $495) o su Ice Rosé (92Pts, $413), espumoso de menor efervescencia y dejo dulzón diseñado para coctelería. Proveniente de esta misma Denominación de Origen pero con un carácter transgresor y renovador también podrás encontrar Moltó Negre Cava (92Pts, $1050) del proyecto Casa Rojo, un espumoso elaborado con la cepa nativa Trepat que asegura un sabor más osado y particular.

Ahora bien, si de todos modos te interesa explorar en mayor detalles el mundo de estos vinos, Cava también ofrece sus vinos de alta gama como Seguras Viudas Heredad Brut Reserva (94Pts, $863) con su icónica botella con incrustaciones metálicas o Casa Sala Gran Reserva 2007 (96Pts, $1958), cuveé prestige de Freixenet de edición limitada que finalmente se consigue en el país.

Desde Italia, el brindis más canchero


Los italianos son grandes bebedores de burbujas y cuentan con varias denominaciones especializadas en su elaboración, por ejemplo, Franciacorta, Asti y por supuesto Prosecco. De estos tres, el Prosecco es el más popular y desde hace unos años uno de los espumosos más vendidos del mundo.

A diferencia del Champagne y el Cava, estos vino son más frescos, primarios y jóvenes por estar elaborados mediante el método Charmat, es decir, la toma de espuma no es en botella sino en grandes tanques y con mínima crianza sobre las levaduras. La cepa principal es la Glera, uva típica del Veneto, de donde son originarios.

Además de la simpleza de su sabor frutal, tienen una burbuja más sutil y cierto dejo dulzón en la mayoría de los casos. Son ideales para la hora del aperitivo pero también para preparar cocteles como el clásico Spritz.

En nuestro país podes conseguir Zardetto Brut (92Pts, $475) ideal para los amantes locales de los Extra Brut ligeros y expresivos.

Ahora que ya sabés cómo son, ¿qué espumosos importados comprarías?