Posted on

La cocina cotidiana encuentra ahora vinos a medida: ¿cuáles comprar?

La gastronomía hogareña argentina tiene vinos a su medida, lejos de la potencia del asado y más cerca de la sencillez de las milanesas.

Vinos para todos los días

El asado es una comida de excepción. Con suerte, una vez a la semana los argentinos cumplimos la fantasía de comer carne asada. Entretanto, en la mesa cotidiana transitan otros platos. Desde una ocasional lasagna a una simple tarta de jamón y queso; desde un bife de cuadril vuelta y vuelta a unas milanesas con ensalada de lechuga y tomate; desde un omelette con algunas sobras a una sopa de calabaza, unos fideos con oliva y queso, una cuantiosa polenta con leche y bolognesa o bien un pollo al horno con papas.

Entre esos extremos –el asado y la realidad de la mesa–, se juega un partido curioso. Si pudiéramos elegir, apostaríamos por el asado, pero nos quedamos con las lentejas o las milanesas a diario. ¿Qué tiene que ver esto con los vino? Mucho más de lo que suena. Porque con el vino pasa lo mismo: la fantasía carnívora es tomar vinos potentes para llevarse puesta a la vaca imaginaria, cuando a diario lo que necesitamos es un vino fácil, cordial y de logrado sabor.

Sin embargo, la mayoría del vino que se produce en Argentina está pensado para el asado. Y para el plan diario, la oferta es escasa. O era. Porque hay que decir que la cosa viene cambiando para bien. Y en distintos niveles de precios.

Nuevos vinos gastronómicos
Hay una nueva tanda de tintos, sobre todo, pensados para una gastronomía cotidiana. Vinos ligeros y expresivos, de frescura lograda, que no precisan de un chuletón de kilo y medio para encontrar contrapeso. Por el contrario, estos Cabernet o Malbec, pero sobre todo Merlot, Syrah y Pinot Noir que no exageran sus maneras ni están atorados de roble, juegan en la mesa de los platos diarios con lograda cintura.

¿Cómo reconocerlos? Provienen de zonas frescas y de altura, como el Valle de Uco. ¿Es ley esta condición? No, pero se cumple bien con estos vinos: la nueva fórmula de Cepa Tradicional (2016, $165), Ciento Cuarenta Caracteres Cabernet Sauvignon (2016, $150), Saurus Malbec (2016, $100), Acordeón Malbec (2015, $160), Domaine Bousquet Merlot (2016,$165), J.H. Fabré Malbec-Cabernet Franc (2014, $150), Trivento Malbec (2016, $155) y Amalaya (2015, $190), en una gama de vinos asequibles. Más arriba en precio y prestancia, por ejemplo, Traslapiedra Malbec (2016, $400 x 1,25lts), Gran Alambrado Blend (2015, $250), Salentein Reserve Malbec (2015, $250) y Don Nicanor Barrel Malbec (2015, $427).

Todos los días, un blanco
Es con los blancos, sin embargo, donde mejor se verifica esta ecuación. No hace falta que ofrezcan cuerpo y abundante roble, todo lo contrario. Con buena frescura, nervio tenso y aromas frutales, alcanza para ofrecer un sabor más en la mesa. Uno, que es mejor que las gaseosas y mejor aún que las cervezas. ¿La razón?

Sencillo: un Chardonnay, un Sauvignon blanc de altura o del llano, pero con tensión y fruta cubren el amplio espectro que va desde una merluza a la romana a unos bifes a la criolla; desde un pollo a la sal (con unas gotas de limón) a unas costeletas de cerdo horneadas. Eso, para no hablar de pizzas, empanadas, ensaladas y un largo y rico etcétera del día y día.

En es plan, conviene apuntar a vinos como Linda Unoaked Chardonnay (2016, $185), Norton Finca La Colonia Chardonnay (2015, $150), Killka Sauvignon Blanc (2016, $150), Saurus Chardonnay (2016, $100) y Cafayate Torrontés (2016, $126). Y un poco más arriba en precio, Fin del Mundo Reserva Chardonnay (2015, $250) y Costa&Pampa Chardonnay (2015, $330) y Sophenia Reserva Chardonnay (2015, $230).

¿Y para el asado?
Para un plato de excepción, como es el asado pero también el locro o la carbonada (más excepcionales aún), podemos reservar otros vinos. En el caso del asado, sin dudas unos tintos frutales, jugoso, con madera y trazo ligeramente tánico andarán a la perfección. Claro, de eso hay mucho en la góndola local, así es que hay menos margen de error. Pero puestos a elegir, nada como Trapiche Reserva Malbec (2015, $175), Alta Vista Classic Reserve (2015, $175), Piattelli Premium Mendoza Malbec (2015, $250), Casa Boher Malbec (2014, $260) y Caballero de la Cepa Reserva Malbec (2015, $226).

La cocina cotidiana encuentra ahora vinos a medida: ¿cuáles comprar?
4.56 (91.25%) 16 votos
En esta nota:

Joaquín Hidalgo

Es periodista y enólogo y escribe como cata: busca curiosidades, experimenta en formatos y tiene una pluma capaz de desentrañar el secreto áspero del tanino o de evocar el sabor perdido de unas granadas en la infancia. Lleva más de quince años en esto. Lo leen en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) o bien en importantes medios nacionales, como La Nación Revista, La Mañana de Neuquén, Playboy y JOY, entre otros. En twitter es @hidalgovinos

Posted on