Posted on

10 bodegas a las que ir a comer (y a beber vinos)

Las bodegas argentinas apuestan por la gastronomía y forman un floreciente circuito de restaurantes. ¿Cuáles vale la pena conocer?

bodega

Con la inminente inauguración de Espacio Trapiche en Mendoza, la gastronomía de bodegas suma un plato fuerte a una propuesta ya de por sí completa y floreciente. Desde picadas en cómodos livings a sofisticados restaurantes, la oferta gastronómica de muchas bodegas está a la altura de los mejores restaurantes de Argentina. Y de cara a un nuevo fin de semana extra largo, el plan de comida y vinos en algún restaurante puede ser el plan perfecto. Estos son los 10 restaurantes de bodegas que vale la pena visitar.

La Vid. En Perdriel, a unos 20 minutos en auto del centro de Mendoza, Bodega Norton ofrece un pequeño y coqueto restaurante decorado con vistosos toneles. La cocina es de producto y gira en torno a los sabores cuyanos, que elabora con maestría Patricia Suarez Roggerone, chef ejecutiva. La selección de empanadas y el ojo de bife, entre los mejores. A la carta o con menú maridado. Reservas en Norton.com.ar

Fogón, cocina de viñedos. En Luján de Cuyo, a minutos del centro de Mendoza, Bodega Lagarde esconde un restaurante delicioso en la estética y en los platos. Abundan la madera y el vidrio, en un estilo cuidado, combinados con como Ossobuco braseado y arenoso de polenta o Filet con ensalada de trigo. El menú es maridado –sirven hasta el codiciado Henry–, abren sólo al mediodía y con reservas en el sitio Lagarde.com.ar

Espacio Trapiche. Una de las bodegas antiguas mejor restauradas del país ahora suma, enclavado en un jardín de olivos, un restaurante vidriado y elegante, en el que el cocinero Lucas Bustos da rienda suelta a su nutrida imaginación km0: los productos se obtiene allí o en la cercanías, y propone desde croquetas de quínoa, queso de oveja con crema de remolachas y ojo de bife. A la carta o menú maridado de 7 pasos, abre sus puertas oficialmente el 22 de junio. Reservas en [email protected] | 261-5207605

También te puede interesar: Diez restaurantes de bodegas para paladares negros

Piedra Infinita. Inaugurado el 30 de marzo de este año, el restaurante está ubicado en la ultramoderna bodega Zuccardi Valle de Uco. Allí, el cocinero Matías Aldasoro practica su cocina de raíz local y horizonte global, con sano empleo de fuegos. Trucha, carnes locales, cazuelas son algunos de sus propuestas. Sólo con reserva previa, de miércoles a domingo mediodía: [email protected]

Abrasado. A 5 minutos del centro de Mendoza y en una vieja bodega restaurada con esmero, Abrasado ofrece una propuesta de carta acotada y a la vez completa, de la mano del cocinero Federico Pettit. Destacan las carnes a las brasas, madurados hasta 30 días: T-bone, ojo de bife y bife de chorizo. Un lugar acogedor en el que pasar un buen rato entre copa y copa de vinos clásicos de viejos toneles y otros ultramodernos. Reservas en [email protected]

Casa El Enemigo. El enólogo Alejandro Vigil, además de hacer vinos sorprendentes, propone en su casa y bodega un restaurante de cocina mendocina. A unos 30 minutos del centro, en Chachingo, Maipú, es una parada obligada. Se bebe mucho y rico, se come ídem. Con atención muy personalizada, es el lugar del que todos hablan hoy. Reservas por el 261 413-9178.

También te puede iteresar: Antimaridaje, cuáles son las comidas que no van con vino.

Restaurante Killka. Ubicado en el corazón del Valle de Uco y perteneciente a Bodega Salentein, Killka es un museo de arte contemporáneo, un restaurante y wine bar. De arquitectura monumental y moderna, es un punto de referencia para el viajero del vino. El menú del día es accesible, se puede comer a la carta y ofrecen menú de 4 pasos con platos de fondo. Reservas en [email protected]

María Restaurante. Con una privilegiada vista de la cordillera desde Agrelo, Mendoza, la terraza de Bodega Séptima propone un lugar ideal para que el sol de la tarde entibie la sobremesa. Ofrecen un completo tapeo desde la mañana hasta bien entrada la noche, que completan con una gastronomía cuidada. Informes y reservas: [email protected]

Malma Restaurante. A una hora de la capital neuquina, la cocina que conduce el chef ejecutivo Pablo Buzzo ofrece productos regionales y carnes especiales, que provienen de una cabaña familiar destinada a la exportación. Combina la cocina internacional con los productos locales, con recetas sabrosas. De martes a domingos y feriados, medio día. Reservas, [email protected]

También te puede interesar: Patagonia, una moderna ruta del vino

Casarena. Ubicada en Perdriel, Luján de Cuyo, frente a una imponente postal de la cordillera, esta bodega cuenta con un restaurante que ofrece comida criolla con productos de la región. La propuesta es un menú de siete pasos maridados con vinos de sus líneas 505, Ramanegra y Single Vineyard. El valor del cubierto es de $780 por persona e incluye aguas y cafetería. A pesar del frío, las mesas al aire libre bajo el sol mendocino son las más tentadoras. Reservas:  [email protected]  – Tel:+54 9 261 696 7848

Joaquín Hidalgo | @hidalgovinos

10 bodegas a las que ir a comer (y a beber vinos)
5 (100%) 1 voto
En esta nota:

Joaquín Hidalgo

Es periodista y enólogo y escribe como cata: busca curiosidades, experimenta en formatos y tiene una pluma capaz de desentrañar el secreto áspero del tanino o de evocar el sabor perdido de unas granadas en la infancia. Lleva más de quince años en esto. Lo leen en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) o bien en importantes medios nacionales, como La Nación Revista, La Mañana de Neuquén, Playboy y JOY, entre otros. En twitter es @hidalgovinos

Posted on