Posted on

Pedernal reinventa el vino de San Juan

Desde la altura de este valle, las bodegas de San Juan apuestan a un nuevo perfil para sus vinos de alta gama.

Pedernal

Una nueva ola de vinos llega desde la provincia cuyana. No se trata de los mismos tintos aromáticos y sueltos a los que estábamos acostumbrados. Sino más bien de potentes y frutados vinos de altura que, en el panorama de San Juan, son algo completamente nuevo.

El secreto detrás de esta  movida, que involucra flamantes etiquetas como Pyros y Fuego Blanco, es un remoto valle, conocido como una perla por los enólogos pero ignoto todavía para el gran consumo. Su nombre: Pedernal. Enclavado en la precordillera, las primeras plantaciones datan de la década de 1990. Durante aquellos años fue un proveedor de uvas de calidad que, ahora, despierta la ambición de las bodegas por impulsarlo como el primer terruño de altura de la provincia.

Del mismo modo que en Mendoza la búsqueda de climas más frescos y de altura dio lugar a vinos ligeros y complejos que renovaron la góndola, en San Juan la movida baja desde los cerros, donde el valle del Pedernal hoy ofrece un costado renovador. Tanto en sabor como en imagen.

Pedernal para descubrir. Protegido por cerros y paredes rocosas que superan los 2700 metros de altura, Pedernal es un valle virgen, alejado del resto de los oasis productivos de la provincia. Sus viñedos se ubican en la precordillera, entre los 1300 y 1600 metros sobre el nivel del mar.

El clima fresco, moderado por los vientos que circulan por el eje norte-sur, es la principal diferencia con el resto de las zonas productoras de San Juan. Gracias a su altura, la amplitud térmica oscila entre los 20° y 14°C diarios. E incluso llega nevar dos a tres veces en invierno. Pero al igual que en el resto de las regiones cuyanas, el ambiente es seco y soleado todo año. Un combo ideal para obtener de uvas de alta calidad.

En cuanto a sus suelos, son aluviales y están compuestos por gravas angulosas y planas, entre las que abundan el calcáreo y el sílex – pedernal – mezclados con arena, limo y arcilla.

Los vinos del valle. Según José Morales, enólogo de Pyros, una de las pocas  líneas comerciales 100% Pedernal, “los vinos que se obtienen en el valle son intensos y complejos, con un perfil exótico que los hace especiales”. Si hasta ahora San Juan era conocido por sus vinos expresivos y frutales, Pedernal llega para aportar sofisticación gracias a un perfil fresco, de acidez filosa que permite elaborar vinos profundos sin caer en exageraciones.

Los varietales cultivados son tintos, entre los que se destacan Malbec, Syrah, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc. Sin embargo las bodegas aseguran iniciar viñedos de cepas blancas en breve.

Beber Pedernal. Al momento solo cuatro bodegas ofrecen vinos que permiten experimentar las características de este valle: Callia, Graffigna, Finca Las Moras y el novedoso proyecto, Fuego Blanco, de la mendocina Familia Millán.

Pyros. A partir de un viñedo de 80 hectáreas ubicado entre los 1300 y 1500 metros de altura, la bodega lanzó su marca de alta gama. Al momento han presentado tres etiquetas, Pyros Single Vineyard (2012, $300), un tinto profundo, de frescura muy intensa; Pyros Barrel Selected Malbec (2013, $130), exótico y sabroso, y Pyros Barrel Selected Shiraz (2013, $130) de perfil extremo que se destaca por su acidez y una aromática original.

Graffigna Grand Reserve. Esta bodega fue de las pioneras en utilizar uvas de Pedernal en esta línea concebida para la exportación pero disponible en el país desde hace unos años. Cuentan con un Malbec (2010, $198) de tonos especiados y acidez vibrante, y un Cabernet Sauvignon (2011, $198) fluido y complejo.

Finca Las Moras. Según palabras de su enólogo, Eduardo Casademont, “Pedernal brinda una frescura única”,  de ahí que utilice uvas de este origen en el corte de su Grand Syrah (2011, $300) y para Mora Negra (2010, $362), donde el Malbec, que representa el 70% del vino, es procedente del valle. Mientras tanto la bodega cuentan con dos varietales del valle, Paz Malbec (2012, $147) y Paz Syrah (2012, $147) ambos muy personales con el nervio que aporta este nuevo terroir.

Fuego Blanco. Se trata del nuevo proyecto de la familia Millán, propietarios en Mendoza de Bodega Los Toneles. En Pedernal tienen una de las fincas más elevadas, a 1600 metros, ubicada entre dos ríos que definen un microclima particular, más fresco que el resto. Su propuesta es novedosa tanto desde la estética -etiquetas tipográficas- como el sabor. Ideal probar su Syrah-Malbec (2013, $245) de perfil súper frutal y paladar amable y el Cabernet Franc-Malbec (2012, $245), un tinto complejo cuya expresión se vale de los tonos balsámicos del Franc en contraste con la fruta roja fresca del Malbec. Ambos muy originales y modernos.

Alejandro Iglesias

Pedernal reinventa el vino de San Juan
5 (100%) 1 voto
En esta nota:

Alejandro Iglesias

Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter. En twitter es @AleIglesiasWine

Posted on