Posted on

Comprá tus burbujas para fin de año con estos recomenados de Vinomanos

A la hora de los brindis, no es fácil tener un buen espumoso si nadie te dio el dato justo. Leé esta nota y acordate que la tenés en el celu para cuando vayas a de compras.

espumoso o champagne para comprar

Buscamos en la guía aquellos espumosos -mal llamados champagnes- que nos resultaron más curiosos, o que tuvierna la mejor relación calidad precio, o porque fueran extraordinarios, y armamos este lsitado de marcas y descripciones para que te orientes. Sacale provecho en estas fiestas.

Bianchi Extra Brut ($70). Entre los espumoso elaborados con método tradicional destaca por lejos en el mercado doméstico. Elaborado por Casa Bianchi en San Rafael, es de color amarillo tenue, cristalino con burbujas finísimas de ascenso constante. Su aromática ofrece en primer plano buena fruta blanca madura con dejos cítricos y luego todo el matiz terciario de la toma de espuma y las levaduras, frutos secos y pan tostado. Al paladar entra con carácter, frescura y burbuja firme, de forma que llena la boca y persiste en su sabor frutal. Rico, es perfecto para un cocktail. (Y estas otros usos)

Pequeñas Producciones Rosé ($170). En el universo de las burbujas rosadas argentinas hay un puñado de ejemplares que llevan la voz cantante. Este de Escorihuela es uno de ellos. Color piel de cebolla, a la vista propone burbujas pequeñas y constantes. Su aromática es compleja y elegante, con trazos terciarios evidentes entre los que destacan frutos secos, pan y pan tostado. Muy atractiva. Al paladar entra con leve dulzura agradable, mousse envolvente y suave, con frescura lograda y bien integrada. Persistente, elegante y logrado, el tipo de botella que beberías en una noche romántica. (Y estos otros usos)

Freixenet X ($62). Los catalanes de Freixenet llevan ya una década en nuestro país. Llegaron para hacer burbujas y vinos tranquilos y, al cabo de los años, el expertise de la casa matriz en espumosos se patentiza en una botella local. Con una excelente relación calidad precio, ofrece tonos cobrizos y burbujas porte medio. De una aromática exquisita, recuerda a la frutilla fresca, cassis y tonos herbales en primer plano, completan el panorama trazos de levadura y frutos secos en trastienda. Al paladar es seco, tirante y de logrado sabor frutal. Tiene una burbuja un poco efervescente, hay que decirlo, pero su frescura es un premio a la hora de beber. Expresivo, es un vino para irla de conocedor de rarezas. (Aquí encontrarás otros uso.

Cruzat Clásico ($75). Si los rosados son una de las últimas osadías en materia de burbujas argentinas, este ejemplar de Cruzat lo es todavía más, por su impecable definición e intensidad de sabor y aromas. De color rosa fuerte y con infinitas burbujas pequeñas y ágiles, ofrece a la nariz fruta fresca con recuerdos de ciruelas, cerezas y guindas, y un segundo plano la levadura, notas mantecosas y miel. Al paladar ingresa con ímpetu, buena burbuja vivaz, frescura y rico carácter frutal. Largo, es perfecto para beber con frutos de mar. Atento paladares curiosos, les gustará. (Para más usos, aquí)

María Extra Brut ($77). Bodega Séptima es la filial local de Codorníu, casa catalana de larga trayectoria en la elaboración de Cava español. En Argentina también hace foco en la elaboración de espumosos. Este es su máximo ejemplar, cuya principal curiosidad estilística es ser 100% Chardonnay y haber sido criado en roble antes de ser champanizado. Elaborado por el método traciional, a la nariz ofrece frutos secos entre los que se destacan avellanas y almendras, también pan, con un fondo tostado producto del sutil del paso por roble. Al paladar entra con volumen, mousse suave y llenadora, elegante andar y paso cadencioso. Con frescura media y final largo y grato, es complejo y sobrio, perfecto para un brindis íntimo (más otras opciones que verás acá).

Garuffa Extra Brut ($100). El mercado argentino tienen lugar para emprendedores que, con una buena idea, desarrollan una línea de vinos. Ese es el caso de Garuffa, que vio la luz en 2012 y que se distribuye a cuentagotas y en forma personalizada en CABA, GBA y algunos puntos más de Argentina. Es un espumante en toda ley, un corte de Chardonnay y Pinot Noir, con una aromática abierta y levadural, en donde se entreveran el pan y las manzanas. Al paladar ataca con buena mousse, frescura y sobre todo un tacto elegante. Bueno para el brindis, también funciona bien para comer algún tapeo de mar (y estas otras opciones que figuran acá).

Saurus Extra Brut ($75).La bodega neuquina Familia Schroeder apostó por las burbujas desde el día uno, cuando fue la primera casa en la Patagonia en constituirse como una champagnera en 2004. Así, elaboran cortes de Chardonnay y Pinot Noir como este de su línea Saurus. Jovial y frutado, recuerda damascos y cítricos, con ciertos trazos levadurales de intensidad media. Delicado. Al paladar entra con buena acidez, burbuja fina y consolidada, con largo sabor cítrico. Espumoso rico de beber, es perfecto para un brindis ya que alegra los sentidos.

Navarro Correas Extra Brut ($62). Clásico de la bodega mendocina, este espumoso de buena relación calidad precio es cobrizo a la vista, con finísimas burbujas ascendentes. Propone una aromática seria, con presencia de frutas y levadura, atractivas. Al paladar es fresco, con ataque apenas dulce, paso chispeante y con buena mousse. Largo, sobrio y rico para beber. Para ver en qué situaciones de consumo va, chusmiá acá.

Chandon Cuvée Reserve Chardonnay ($115). Una de las etiquetas menos conocidas de Chandon –por su perfil para expertos- es este “blanc de blancs” elaborado con uvas de Tupungato. Chardonnay puro elaborado por el método tradicional, es de color amarillo dorado y luce finas burbujas. En nariz es complejo, terciario, con buen caudal de levaduras, pan tostado y frutos secos. Elegante y serio, tiene el paso envolvente, con buena mousse, textura tersa y de largo final levadural. Muy bueno para comer y para brindar.

 

 

 

Califique la nota
En esta nota:
Posted on